jueves, 21 de mayo de 2009

El liderazgo en la Administración Pública

Uno de los aspectos fundamentales de la gerencia pública, es el liderazgo. Mucho se ha escrito sobre el liderazgo, desde la óptica de la Gerencia Pública aún el tema es nuevo. Esto me anima ha publicar algunas teorías para que luego de contrastarlas con los nuevos enfoques emergentes en materia de creación de valor en el sector público, rol básico del Gerente Público, podamos discutir este nuevo paradigma gerencial que se ha venido desarrollando en este contexto.

Las teorías del liderazgo: Se clasifican en 3 grandes grupos:

a) Teorías de rasgos de personalidad
El liderazgo, según estas teorías, se ejerce sobre la base de los rasgos específicos personales que posee un individuo y que lo distinguen de los demás, y a través de los cuales puede influir en el comportamiento de sus semejantes.

Los rasgos más comunes son los siguientes:
1. Rasgos físicos: energía, apariencia y peso.
2. Rasgos intelectuales: adaptabilidad, combatividad, entusiasmo y autoconfianza.
3. Rasgos sociales: cooperación, habilidades interpersonales y habilidad administrativa.
4. Rasgos relacionados con las actividades: impulso hacia la realización, persistencia e iniciativa.


b) Teorías sobre los estilos de liderazgo
Estas teorías estudian el liderazgo de acuerdo a los estilos de comportamiento del líder en relación con otros individuos. Es decir, se enfoca a partir de las maneras de cómo el líder orienta la conducta de los miembros del grupo hacia el logro de objetivos.
Esta teorìa hace referencia a tres estilos de liderazgo: autoritario, liberal y democrático.

1. El liderazgo autocrático: El líder fija las directrices, sin participación del grupo.
2. El liderazgo democrático: Las directrices son debatidas y decididas por el grupo estimulado y apoyado por el grupo.
3. El liderazgo liberal: Libertad completa para las decisiones grupales con participación mínima del líder.

c) Teorías situacionales del liderazgo
Las teorías situacionales parten del principio de que no existe un único estilo o característica de liderazgo válido para toda y cualquier situación, sino que se sostiene en que el liderazgo debe adaptarse a cada situación para lograr eficacia entre los miembros del grupo que lidera. Para muchos el verdadero líder sería aquel que es capaz de adecuarse a un grupo de personas particulares en situaciones extremadamente variadas. Desde esta perspectiva, los ingredientes fundamentales de la teoría contingencial del liderazgo son tres: el líder, el grupo y la situación. La variable situación adquiere la mayor importancia en la determinación de quién será el líder y lo que deberá poner en práctica.


En esta perspectiva y dentro del marco de la gestión pública, se impone la necesidad de reflexionar sobre el rol de las autoridades decisoras, el contexto en que desempeñan su función, las potencialidades y limitaciones de su ejercicio, a fin de avanzar en el diseño de un perfil de gerente público acorde con nuestra realidad y capaz de enfrentar los desafíos de cambio cultural y organizacional que impone la modernización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada